Mis dos yos

Todas las mañanas lo mismo... El mismo agujero en el pecho, la misma sensación de vacio, las mismas vocecillas en mi cabeza dando por saco... Una decepción tras otra, otro movimiento equívoco, otra falsa sensación de anhelo, no soy yo, es mi subconsciente el que planea derrotarme, el que me confunde y hace daño al resto, te lo juro que no soy yo, que yo lo intento, pero mis demonios me confunden y me gritan que huya rápido y reconstruya ese vacío existente. Puedo hacerlo sin necesidad de marcharme, os quiero demasiado, no soy yo, es esa otra mitad en ruinas, es esa niña inocente que reía por tonterías y daba besos a todas horas y amaba la vida tal como era, es ella la que quiere salir y mira para el lado equivocado a veces, pero este es mi sitio, y se lo recuerdo, y me lo recuerdo cuando estoy en trance junto a mis dos mitades... Es un lio, menos mal que yo en mi insano juicio me entiendo y me desentiendo, en ocasiones, menos mal que os tengo, menos mal que me recordais lo que hago mal, aunque recaiga, menos mal que os amo. Menos mal que soy consciente y que mi locura se desvanece según van pasando las horas. Mañana amanecerá un nuevo día, y tendré que volver a luchar con mis pensamientos, pero eso ya mañana cuando vea miradas inexpresivas y escuche silencios que gritan... Que nos hacen daño y toda esa mierda entre ambos.

No hay comentarios: