Al final lo que pasa es que te empujan a echar de menos.
Cuando no saben comportarse con un mínimo de coherencia, cariño y respeto.